La historia de Ángel Núñez

Considerar ese trozo tierno de pasado que es el tiempo de la escuela y buscarse  a uno mismo en la franca ficción de la memoria: he aquí dos tareas a las que me convoca la amabilidad de Luis y José Manuel García Gil.  Amaso pues la espuma del recuerdo, esa que cercana y viva puede a veces más que el viento en la creciente de la vida, para dar forma a estas breves reflexiones.  Así hemos de ver en el rastro de los días, al abrigo de las horas –todas hieren-, lo que queda del aquel niño que como todos no eligió el colegio en el que pasaría tantos años felices que hoy llenan entera el alma.  Brindo ahora por la acertada decisión de mis padres.

Argantonio fue mi único colegio y en aquellas hacendosas jornadas que se extienden desde el comienzo de la enseñanza general básica hasta el curso de orientación universitaria se despliega el mapa de mi infancia y adolescencia. Una novela -como todas, pues no las hay que no sean novelas de formación y nadie sale de ellas igual que entró- hecha de secretas ambiciones, de amistades que aun hoy son las más queridas, de enardecidos descubrimientos, de palabras aprendidas que revelan la eficaz exactitud de lo que se guarda para siempre.  Nunca fue mi colegio el walseriano Instituto Benjamenta: paciencia y obediencia no fueron las enseñanzas impartidas en sus aulas.  Al calor complejo de lecciones decisivas, en la generosa mezcla de bondad e inteligencia de la que tantos profesores dieron muestra, el destino de mi vida se fue haciendo en el interior de las clases de ambos lados de la gaditana calle 24 de julio y ese inculcado afán de conocimiento y de ejercicio de la virtud crítica orienta igualmente hoy mi biografía.»

Aprendí muchas cosas después con el paso de los años: supe con Foucault que aunque  la libertad es la condición de la ética, la ética misma es la forma reflexiva que adopta la libertad; y descubrí con Magris que la ley es tutela de los débiles, porque los fuertes no necesitan de ella.  Hoy pienso que todo eso, sin embargo, sería nada sin el nutriente germinal de aquellos días de luz en Argantonio. 


Ángel Núñez llega al Colegio Argantonio el Curso Escolar 1972-1973 en 2º de EGB y finaliza su etapa en el centro cursando COU el año 1982-1983. Nacido en 1965. Licenciado en Derecho por la Universidad de Cádiz.  Estudios de doctorado bajo el programa «Constitución, Codificación y Derechos Fundamentales». Accede a la Carrera Fiscal por oposición en 1990. Desde 1991 Fiscal de la Fiscalía Provincial de Cádiz.  Ha sido Fiscal Delegado de Medio Ambiente, Urbanismo y Patrimonio Histórico en la Fiscalía Provincial de Cádiz y miembro fundador  y coordinador de la Red de Fiscales Medioambientales de Andalucía. Entre junio de 2009 y diciembre de 2011 fue asesor del Gabinete de la Secretaría de Estado de Justicia del Ministerio de Justicia.  Fue miembro de la Comisión de expertos para la redacción del Proyecto de Ley Orgánica 5/2010 de reforma del Código Penal y asesor parlamentario durante la tramitación de la misma y miembro de la Comisión de Redacción el Anteproyecto de Nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal.  Condecorado con la Cruz Distinguida de 1ª Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort y con la  Cruz de la Orden al Mérito Policial con distintivo blanco.